Esplendor contra la incertidumbre del frenazo chino

A mis casi treintaytal es hora de reconocerlo abiertamente: mi más clara vocación es la de bonne vivante. Siempre sospeché que acabaría mis días como poeta reconvertida en loca de los gatos o como la señora con turbante que desayuna whisky sobre un piano de cola, mientras pasa sus dedos por el collar de perlas, contando una esfera por amante pasado.
Bruselas es una ciudad en la que se suceden los eventos. Las cumbres. Las reuniones. Y más eventos. Hay cosas increíblemente interesantes. Nos va la vida en ello. Pero reconozco que, entre el vaivén de la hojarasca y el subibaja de la tensión europea, yo en el fondo solo me emociono de verdad con la perspectiva de cumbres políticas épicas… o de un día dedicado al arte.
Por eso, marzo es un buen mes. Cada año se celebras en Maastricht la Tefaf, una de las ferias de arte y antigüedades más importante del mundo, si no la que más. Me hace feliz solo pensar en ir. Los motivos son sencillos: me encanta el arte, me encanta mimetizarme en ambientes que me son ajenos, me encanta conocer y me encanta escribir sobre ello.
El jueves y el viernes fueron dos de esos felices días, que acabaron en una reflexiona crónica sobre la deriva del mercado del arte. Y sobre la belleza. La pieza sigue la estructura rígida de los teletipos pero disfruté mucho hilándola. Voilà:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Tefaf abre hoy sus puertas con cargada de esplendor, piezas selectas y firmas cotizadas, una apuesta con la que trata de contrarrestar la incertidumbre que ha creado en el mercado el frenazo chino y la caída de las ventas registrada en 2015.
El arte, pese a la excepcionalidad que pretenden algunos de sus amantes, es en realidad una parte indisociable de la realidad, y no se puede enajenar de las dificultades que atraviesa China, que en 2015 ha visto rotas sus aspiraciones de reemplazar a Estados Unidos como centro mundial del sector.
El pasado ejercicio ha sido como la mañana de ese domingo en la que el mercado se ha despertado de la fiesta de 2014, año boyante en el que se marcaron nuevos récords de ventas. El mercado retrocedió en 2015 y ahora está confuso, sin saber si ha enfermado o si solo tiene resaca.
¿Estamos ante el fin de una burbuja? Clare McAndrew, que toma el pulso anualmente al sector en su informe Tefaf, cree que se trata más bien de un ajuste tras excesos pasados que del inicio de una cuesta abajo, aunque advierte de que este año será clave para dilucidar “dónde estamos realmente”.
Las burbujas que sí estallan son las de las finas copas de espumoso que circulan de la mano de los cazadores o simples curiosos que deambulan los pasillos de la Tefaf, donde que continuarán su recíproco cortejo hasta el próximo día 20.
El despliegue es esplendoroso, desde las pulseras ‘Theodora’ de zafiro, esmeralda y amatista que diseñó Duke Fulco, de la casa Verdura, en 1930 para su amiga Coco Chanel o el collar que lucía Lauren Bacall, hasta el sugerente desnudo del hispano-cubano Federico Beltrán-Masses que escandalizó en su época.
“En 1929 no querían exponer ‘Salomé’ en Londres, entonces el embajador español intercedió, alegando que su tío era muy católico y le había dado su visto bueno, por lo que no podía ser inmoral”, explica sonriéndose el galerista Guy Stair Sainty.
Stair Sainty también oferta el retrato que Francisco de Goya hizo del banquero Don Pedro Gil de Tejada, quien murió defendiendo Madrid de la invasión napoleónica de 1808, mientras el pintor temía las consecuencias que su inclinación afrancesada podía tener sobre su carrera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mientras algunas de las ventas son precoces -como el trato sellado por un pequeño Rembrandt, “El Paciente Inconsciente (Olor)” antes de que empezara siquiera la feria-, otras necesitan de tiempo y confianza, un valor que en Maastricht se cultiva con rigurosidad.
Ésta es la que ha llevado este año a retirar de la muestra un solemne “San Simón” salpicado de los tonos fosforescentes tan característicos del pincel del artista griego, acogido por sus coetáneos españoles bajo el sobrenombre de ‘El Greco’.
No existe consenso sobre si la obra, que la galería Colnaghi -recientemente fusionada con la española Coll & Cortés- preciaba en dos millones de euros, fue efectivamente ejecutada por Doménikos Theotokópoulos o si es producto de la mano de su taller o un seguidor, por lo que Tefaf ha optada por apartarla.
Un camino opuesto ha recorrido una linda miniatura que El Greco pintó de su nuera “con mucho cariño”, tal y como explica el galerista español Artur Ramón.
“Se pensaba que era una copia de un cuadro conocido, pero intuimos que podía ser de El Greco”, afirma a Efe Ramón, quien también ha traído a la Tefaf otra apuesta personal que hizo su abuelo sobre un pequeño cuadro que, tras meticulosos estudios, se ha confirmado ahora como un original del flamenco Adriaen Isenbrandt.
“Nada es bello sin el azar, nuestro trabajo está hecho a través de pequeños elementos de fortuna, en los que el ojo experto el ojo del ‘connaisseur’ interviene y luego debe respaldarse con la atribución”, explica Ramón.
Y es que sin conocimiento no es posible el disfrute, según otro de los representantes españoles en la muestra, Diego López de Aragón.
“Puedes estar apasionado por una pieza de cien euros, apasionado, esto no es cuestión de dinero, es cuestión de conocimiento, porque sin conocimiento es muy difícil tener pasión”, dice a Efe.
López de Aragón, que aporta una máscara teatral romana tallada en un hermoso y raro mármol amarillo y una bella ‘Virgen del Rosario’ de Zurbarán a la Tefaf, se emociona al pensar en su trabajo de rastreador del arte, “un mundo tan bonito porque no tiene fin”.
Al fin, las subidas y bajadas, los ciclos, son la razón de ser de ferias como la Tefaf, que es como la costa a donde van a parar las obras que han retenido familias durante generaciones que han naufragados en la crisis y de donde son embarcadas de nuevo en un navío público o privado, pero siempre al merced de las olas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s